Martes 5 de diciembre:

Presentación del libro “En defensa de la Unidad Popular y El Socialismo”

Escrito por el alcalde de Valdivia durante el Gobierno de Salvador Allende, el texto reúne antecedentes de la Unidad Popular y del proyecto que impulsó a comienzos de los años setenta.

Fernanda Luzzi Viernes 1 de Diciembre, 2017

El lanzamiento de “En defensa de la Unidad Popular y El Socialismo” se realizará en la Sala de Humanidades de la Facultad de Filosofía y Humanidades el próximo martes 5 de diciembre a las 17:30 horas.

Su autor, Luis Días Bórquez (1946) es profesor Normalista, estudió Pedagogía en la UACh hasta que asumió como Alcalde de Valdivia a los 24 años. Fue detenido tras el golpe de Estado, sometido a largo aislamiento y torturas, después condenado a presidio perpetuo. Salió al exilio, permaneciendo en Rumania y Suiza hasta 1990, año en que regresa a Chile. Durante su permanencia en Rumania estudió Economía Industrial en la Academia de Estudios Económicos de Bucarest.

Sobre “En defensa de la Unidad Popular y El Socialismo”

Al cumplirse ya cuarenta y cuatro años del golpe militar que derrocó a Salvador Allende he estimado necesario llevar al papel una mirada que creo será distinta, distinta a los innumerables libros y escritos sobre el tema, la mayoría de los cuales se centran en la denuncias de los atropellos sufridos por los seguidores de la Unidad Popular, y en la descripción de los hechos históricos, pero pocos en la valía presente y futura de lo intentado por Allende. Es esto último lo que me obliga a rebasar los límites de un análisis reducido a los mil días del Gobierno Popular ya que ello no representaría sino más que un “canto del cisne” de un proyecto que carecería de validez actual. El proyecto de la Unidad Popular brutalmente interrumpido, y digo interrumpido para que se entienda bien que a muchos nos asiste el convencimiento de que es una tarea inconclusa para lo que debe porvenir tarde o temprano: una nueva economía centrada en la justicia social y la solidaridad, una nueva manera de hacer política impregnada de sentido moral, una democracia verdadera.